Tupinambo | Características, Cultivo y Usos

El tupinambo Helianthus  tuberosus es conocido también como pataca,  topinambur, criadilla de agua, aguaturma, turma, alcachofa de Jerusalén, castaña de tierra, batata de caña, batata tupinamba, Girasol de Canadá, canaria, alcachofa de Jerusalén.

Su recolección data de la época previa a la colonización europea, luego del descubrimiento de América fue llevada a Europa en el siglo XVII. Es una planta perenne de unos 50 centímetros de diámetro y alrededor de dos metros de alta. Los tallos de esta planta son erguidos y delgados, las hojas verdes oscuras, miden aproximadamente 30 centímetros de largo, son anchas, ovoides y con bordes dentados.

Sus flores se parecen a los girasoles, tienen un diámetro de 8 a 10 centímetros, de un amarillo intenso. Sus frutos son aquenios y  tiene semillas recubiertas de pelusas para ser acarreadas libremente por el viento. Su tubérculo es de forma alargada irregular, tiene entre 7 y 10 centímetros de largo por 3 o 5 centímetros de ancho. El color puede ser rojo, marrón claro, blanco, o granate. La textura es parecida a la papa, de sabor sutilmente dulce.

Este tubérculo está constituido en un 4% de fibra, 15% de proteínas, 9% de azúcares y un 1% de grasa, el resto de su composición es agua.

Hábitat y Distribución

Se cultiva muy bien en toda América pero también en terrenos donde el clima y las condiciones básicas lo permitan.

Cultivo del Tupinambo

Esta planta se cultiva a través de sus tubérculos, para lo que se necesita contar con un terreno bien abonado y arado, ya que sus raíces se pueden sembrar directamente en el suelo.

Se calcula que se pueden producir cerca de unos 30.000 arbustos de tupinambo por hectárea, siempre y cuando se deje un espacio de 1 metro aproximadamente entre un surco y otro, y medio metro entre cada planta. Es importante que la floración del tupinambo se de cerca de la llegada de la época de lluvia.

Para mejorar la producción se debe realizar la limpieza de maleza, cuando la cosecha esté lista se retiraran las hojas y los tallos y finalmente se recogerán los frutos o tubérculos ya listos para su recolección. Se sabe que la cosecha está lista cuando las hojas se comienzan a marchitar.

Si se desea tener una planta de tupinambo para adornar un jardín, se puede colocar el tubérculo en un recipiente o maceta de buen tamaño para darle espacio cuando empiece a crecer, con suficiente tierra, y ofreciéndole un riego interdiario, teniendo en cuenta un buen drenaje para que el tubérculo no se pudra.

Condiciones  Ambientales

Esta planta elige los climas moderados, pero soporta con tolerancia las heladas  y los climas fríos. Resiste los terrenos tupidos, que no tengan retención de agua, que tengan una composición fina para que el desarrollo del tubérculo se dé sin problemas. Se recomiendan terrenos frescos, ventilados, sueltos y hondos.

Usos del Tupinambo

El tupinambo es un alimento diurético, concentra minerales y vitaminas, no almacena hidratos de carbono, contiene fructosa, por lo que se recomienda a pacientes con diabetes o reumatismo.

El uso del tupinambo es aconsejado como un antitumoral natural, ayuda a reducir el colesterol, mejora la digestión,  sube las defensas, ayuda en el tratamiento contra el estreñimiento, se recomienda en las dietas para el control de peso, pues por su composición, ofrece la sensación de llenura, además tiene 25 calorías por cada 100 gramos.

Es recomendado para pacientes que no toleran el gluten, en algunos países se elaboran harinas a base de este tubérculo.

Amenazas

A pesar de ser una especie muy resistente, el tupinambo se ve afectada cuando no hay control en el riego o un terreno sin buen drenaje, dando oportunidad a la aparición de hongos que los debilitan como la Sclerotinia sclerotiorum, que produce el llamado moho blanco, que provoca daños en tallo, hojas y tubérculos.

El hongo Botrytis cinerea causante de la podredumbre gris también hace aparición en el tupinambo, afectando hojas y tallos con unas manchas cenizas causando una necrosis, que de no atacarse a tiempo acaban con la vida de la planta.

El Fusariumy es un hongo que origina  la coloración amarilla en las hojas de la planta, éstas caen al suelo promoviendo la permanencia del hongo para las próximas cosechas.

La bacteria gran-negativa Pseudomonas  syringee, produce grandes daños en el cultivo de tupinambo, dañando las plantas desde el suelo, destruyendo por completo el cuerpo de la planta y su tubérculo. El oídio es una enfermedad producida por un hongo del mismo nombre, que causa el rizado de las hojas y su posterior caída.

En todos los casos hay que tener presente la importancia de la prevención, observando con detenimiento las plantas para evitar la llegada de cualquier parásito, la vigilancia en el riego es fundamental para evitar los hongos, en caso tener plantas afectadas se debe retirar el follaje dañado o muerto y aplicar un fungicida especializado para el control y erradicación del hongo específico.

Leave a Reply