Trachycarpus  fortunei | Características, Cultivo y Usos

El Trachycarpus fortunei es una palmera conocida también con los nombres de  Palmito elevado, Palmito de pie, Palmera excelsa, Palma de jardín o Palma de molino de viento, de fácil cultivo a través de la germinación de su semilla y muy resistente al frío.

Su nombre científico explica muy bien el sentido de sus vocablos griegos “trachys”, que significa rudo o áspero) y “karpós” (fruto), pues tales  son las características de su fruto. La palabra “fortunei”, se debe al nombre del botánico de origen inglés que estudió la especie: Robert Fortune, quien además introdujo la planta del té en la India.

Es oportuno aclarar que William Jackson Hooker fue el primero en describir el término Chamaerops fortunei y posteriormente asignado  al género Trachycarpus por Hermann Wendland.

Puede habitar en jardines cálidos y en muy fríos, debido a la protección que le brinda las fibras de su tronco oscuro y brillante, el cual promedia un grosor de 20 a 40 cm de diámetro, siendo más grueso en su parte superior.

Alcanza una altura de entre 10 y 15 metros, siendo de crecimiento medio, pues su ritmo de desarrollo es de 15 cm al año, aproximadamente. Tiene hojas palmadas, en forma de abanico, con un contorno redondeado, de color verde oscuro por la parte delantera y verde grisáceo por la parte posterior. Cada hoja tiene alrededor de 30 y 50 segmentos.

Las flores emergen en racimos colgantes de más de medio metro, son pequeñas pero aromáticas y de un color amarillo vivo.  El fruto es una drupa, que mide alrededor de 1 a 2 cm, y son de color negro azulado o morado,  de forma arriñonada. El racimo de frutos se encuentra casi pegado al tronco.

Es una planta longeva, ya que puede llegar a vivir 150 años. Es apta para tenerla en una maceta, aunque también se puede plantar en jardines pequeños.

Hábitat y distribución

Las palmeras trachycarpus son de origen asiático, de la China Central y el Himalaya, extendiéndose hasta el norte de Birmania.

Cultivo del Trachycarpus  fortunei

Su suelo requiere buen drenaje, de lo contrario, es necesario aportar al terreno una mezcla con perlita, con el fin de evitar la pudrición de sus raíces.  Puede ser cultivada a pleno sol o a semisombra. Debe  realizarse su riego frecuente, de dos a tres veces por semana, ya que aunque  no es exigente por el tipo de suelo, necesita algo de humedad pero nunca suelos encharcados.

Le sientan mejor los terrenos arcillosos y con materia orgánica suficiente.

Su multiplicación se realiza por semillas en la primavera, aunque debido a su lento crecimiento, puede conseguirse ejemplares bien encaminados en viveros.  El abonado es recomendable llevarlo a cabo durante la primavera o el verano,  preferiblemente con abonos orgánicos líquidos o los indicados para palmeras.

Su siembra puede hacerse en lugares con veranos frescos y en regiones con inviernos templados, con temperaturas no menores a los 10º C. No necesita practicarse poda alguna, pues las hojas secas se desprenden solas en otoño.

En cuanto al trasplante de la mata, se debe cambiar en primavera cada dos años si habita en maceta, y de querer plantarla en el suelo, debe realizarse cuando las heladas hayan pasado.

Condiciones ambientales

Requiere una exposición a pleno sol, sin fuertes ráfagas de viento. Resiste muy bien las heladas. Soporta hasta los -17ºC. Si su uso es de planta de interior, bastará habitar en un lugar iluminado sin recibir sol de manera directa.

Usos del Trachycarpus  fortunei

Se emplean mucho en jardines, parques y plazas, tanto en grupos como ejemplares aislados. Los individuos más jóvenes son mayormente utilizados como plantas de interior en grandes macetas con fines decorativos.

Amenazas

Es muy resistente a sufrir de plagas y enfermedades, sin embargo, es prudente  hacer tratamientos preventivos en los meses cálidos para combatir el conocido “picudo rojo”, un gorgojo de gran tamaño que mide de 2 a 5 centímetros, proveniente del Asia tropical.

Las larvas de este insecto perforan las galerías de las plantas que invade, y su propagación y destrucción le hacen considerar como una plaga, ya que no solo pueden marchitar la planta y provocar su amarillamiento, sino incluso ocasionar la muerte del pie afectado.

La Paysandisia archon, es conocida como la polilla de las palmeras. Es una mariposa  que puede medir hasta 11 cm de envergadura. Su origen es de Sudamérica, introducida accidentalmente en Europa. En su etapa de oruga, es cuando causa mayor daño, ya que acomete la perforación de la planta.

Un cuidado muy fácil de realizar es la limpieza de sus hojas con un paño o esponja húmeda, aplicándole solo agua, sin químicos ni abrillantadores foliares, pues pueden obstaculizar su normal transpiración.

Una baja humedad puede producir resequedad en las puntas de las hojas, si es el caso, se deben cortar solo sus extremos superiores con herramientas desinfectadas.

La trachycarpus fortunei es una planta que se encuentra en peligro de extinción en áreas naturales o silvestres, pues su no muy pronunciado tamaño le desfavorece ante el ataque de animales que persiguen sus flores y frutos como alimento, afectando con ello la producción y calidad de las semillas destinadas para su normal reproducción. En China, es común su utilización para fabricar esterillas, cuerdas, escobas y otros elementos.

Leave a Reply