Tomatera | Características, Cultivo y Usos

El tomate o Solanum lycopersicum, recibe también los nombres de tomatera, tomatillo, jitomate, miltomate o tomate de cáscara, es una especie de planta herbácea de la familia Solanaceae,  este arbusto es propio del sur y Centroamérica y su uso alimenticio se conoce desde hace más de 2500 años.

Se trata de una planta de hojas ovadas, alternas y vellosas, cuenta con un largo tallo principal desde el cual se van desarrollando otros tallos de menor tamaño que es de donde salen sus ramas, éstas son acorazonadas y las flores son de color amarillo acomodadas en racimos, su raíz principal es corta y de ella se desarrollan otras raíces secundarias más fuertes.

El tamaño y sabor del fruto depende del tipo de variedad a la que pertenezca y van desde pocos gramos de peso hasta los 500 gramos o más. Es un fruto muy nutritivo pues posee vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios para la salud, además cada 100 gramos de tomate aporta 20 calorías.

Hábitat y distribución

Esta planta de origen americano fue llevada a Europa desde México y aunque al comienzo fue rechazada por su semejanza a algunos frutos venenosos,  con el tiempo fue admitida con gran éxito, en la actualidad se cultiva sin mayores problemas en la mayoría de los países del mundo que ofrecen las condiciones básicas para su cultivo.

Cultivo de la Tomatera

Para cultivar tomate, primero hay que escoger la semilla de la variedad de fruto que se quiera obtener y los resultados sean satisfactorios. Es una siembra que se puede realizar de enero a diciembre, cuidando particularmente la época de invierno pues esta planta tolera poco las heladas, y en verano cuidar el riego y la aparición de enfermedades o plagas.

Las semillas se siembran en cajas de unos 5 milímetros de profundidad, en hileras, cuidando su riego diario y cubriéndolas hasta lograr su germinación, una vez germinada la semilla y obtenido una plántula, se traslada al sitio definitivo de producción.

Hay que tener presente que se deben evitar terrenos arenosos, arcillosos, compactados o los susceptibles a inundaciones,  prefiriendo los suelos sueltos, ricos en materia orgánica, humus y fertilizantes.

Las plantas se deben colocar a una distancia de 50 centímetros entre una y otra, y un metro de distancia entre una hilera y la otra, el terreno debe tener buena ventilación y exposición solar. Cuando las plantas ya tienen un mes aproximadamente, se procede a colocar los tutores, los mismos tendrán una medida de 1,50 a 2,20 metros de acuerdo al tipo de variedad de tomate.

Los tutores se atan a los plantines para evitar el deterioro de la planta que pudiera ocurrir por la acción del viento. Se debe regar con medio litro de agua cada planta cada 1 o 2 días durante la primera semana de trasplante. A los dos meses del trasplante  el tomate de su primera floración y a los tres meses se recogen sus primeros frutos, la cosecha debe hacerse cuando los frutos tengan una leve coloración roja.

Condiciones Ambientales

El tomate es muy susceptible a las bajas temperaturas y a la humedad, por esto prefiere los climas cálidos, con suficiente agua y abono enriquecido con fertilizantes y materia orgánica.

Usos de la Tomatera

Además de sus amplios y reconocidos usos culinarios, el tomate también ofrece usos medicinales poco conocidos. El tomate es un excelente diurético, el jugo de la pulpa ayuda a eliminar el exceso de líquidos del cuerpo.

Las rodajas de tomate sirven para humectar la piel que ha sufrido quemaduras superficiales o irritaciones. El tomate también ayuda a personas con anemia, su jugo combinado con espinacas ayuda a combatir esta enfermedad.

Amenazas

Son muchas las amenazas que recaen sobre el tomate, insectos, hongos y enfermedades pueden atacarlo hasta destruirlo, por lo que hay que estar muy pendiente de los síntomas para prevenir o erradicar los focos que le afectan.

La Mosca Blanca (Trialeurodes vaporariorum y Bemisia tabaci) ocasiona el debilitamiento de la planta pues succiona la savia de la misma, lo que ocasiona la marchitez de la planta, es necesario aplicar insecticidas,  limpieza de maleza y de hojas marchitas para erradicar la plaga.

Los Trips de las Flores (Franklinella occidentalis) producen  manchas anormales en el frente y el reverso de las hojas con quemaduras en su interior, resultado del hábito de succión de estos parásitos. En el fruto también produce daño con la aparición de orificios negros. Se deben usar mallas anti-trips y mantener limpio de maleza el terreno.

El moho gris es una enfermedad producida por el hongo Botrytis cinérea, las hojas se tiñen de manchas grandes y los frutos se deforman y se pudren, es necesario aplicar fungicidas y retirar las zonas afectadas para su control.

El tizón es una enfermedad producida por enfermedad es Phytophthora capsici, y produce la muerte de la planta pues la raíz se pudre, su control debe hacerse durante su primera aparición pues puede ocasionar grandes daños en el cultivo.

Leave a Reply