Strelitzia reginae | Características, Cultivo y Usos

La Strelitzia reginae, conocida también como el ave del paraíso o flor del pájaro, es una planta de grandes hojas perennes y muy resistentes que pueden medir hasta de 20 cm de anchas y hasta de 50 cm de largas, son ovaladas, provistas de un ribete central muy perceptible, crecen de forma alterna y son de color verde grisáceo.

Sus vistosos, llamativos y coloridos brotes naranjas y azules se asemejan al pico y plumas de un ave exótica. Puede florecer varias veces al año. Las flores se encuentran en sus tallos florales que mantienen de 5 a 8 flores.

La planta no supera una altura de 1,5 a 1,8 metros, siendo sus tallos muy largos, entre 1 m a 1.5 m. Son plantas muy longevas. Existen referencias de algunas con edades superiores a los 100 años.

De manera silvestre son polinizadas por pequeños pájaros que no se encuentran en los climas mediterráneos, por lo que el proceso de polinización hay que realizarlo artificialmente. Sus flores son asimétricas y hermafroditas.

El fruto de la flor de pájaro tiene forma de cápsula en la que se producen las semillas redondeadas.

Su nombre está dedicado a la esposa del Rey Jorge III de Inglaterra, Carlota de Mecklemburgo – Strelitz, fallecida en 1818, era de reconocida afición por la botánica. El vocablo latín reginae, significa “de la reina”.

Hábitat y distribución

La Strelitzia reginae proviene de Sudáfrica y se desarrolla ventajosamente en jardines o ambientes tropicales o subtropicales. Gracias a su vistosidad y uso comercial ornamental, se ha extendido su cultivo en muchas ciudades del mundo donde las condiciones le resultan favorables para su desarrollo.

Cultivo de la Strelitzia reginae

Pueden perdurar productivas por más de 20 años,  siempre y cuando reciba adecuadas atenciones de limpieza, deshojado, riego etc. Es muy rústica y poco exigente de la tierra donde se cultiva, aunque crece mejor en suelos profundos, bien drenados, su pH ideal es de 6, o ligeramente alcalino.

Requiere ser regada moderadamente, cada 10 días en su fase de crecimiento y una vez al mes durante su temporada de floración. Entre marzo y octubre necesita mayores suministros de agua para propiciar un crecimiento más adecuado.

Entre cada riego se recomienda dejar secar la tierra, de allí que durante el invierno se debe distanciar aún más el riego.

Se desarrolla muy bien con los abonados de mantenimiento en el jardín, considerando de que no sean excesivamente nitrogenados, pues reducirían su floración. Si el suelo es alcalino, puede aplicársele un aporte de hierro para evitar o corregir la clorosis férrica.

El método más común para su reproducción es a través de división de mata, siendo la primavera el período más indicado para realizarlo.

Condiciones ambientales

Le reporta muy bien la incidencia directa del sol debido a su inclinación por los climas cálidos y subtropicales, de hecho, demanda luz solar intensa de tres o cuatro horas diarias y no florece con luz escasa o inadecuada. En regiones mediterráneas también prospera bien.

Las temperaturas no deben estar por debajo de los 10º C, ya que dificulta su floración. Es muy resistente al viento, lo que le hace ganar espacios aislados en los jardines.

Su temperatura ideal de cultivo se ubica entre los 17 y 27ºC. Si registra una temperatura por debajo de los 13ºC, su crecimiento se retrasa, y si está por encima de los 30ºC puede producirse el aborto de sus flores.

Usos

Está incluida dentro del grupo de plantas llamadas “flores frescas”, pues se le estima como una flor de alto valor ornamental en muchos países del mundo, gracias a su belleza y exotismo, ya sea como flor cortada y acompañante de grupos junto con otras flores, o como planta de maceta o jardín.

En su zona de origen (África del sur), es tan agraciada por su belleza que algunas tribus la utilizan para adornar la choza del jefe o del brujo.

Tres sépalos naranja o amarillo intenso y de tres pétalos brillantes de azul fuerte son la conformación o formación de sus flores. Esto, aunado a su vida útil de unas cuantas semanas, la hace deseada por algunos floristas por sus bellas y exóticas características.

Amenazas de la Strelitzia reginae

Por su rusticidad, escasea de plagas y enfermedades aunque no dejan de ser sensibles al ataque de las cochinillas. Otros individuos perjudiciales que le pueden afectar son: la Araña roja, sobre todo en épocas de mucho calor, aparecen en el envés de las hojas, produciéndole una decoloración plateada.

Los thrips, son pequeños insectos que se ubican en las hojas especialmente tiernas, absorbiendo la savia de la planta.

na oruga de entre 2 a 2,5 cm de longitud, le ocasiona daños en el tallo de la flor y en el cuello de la planta. Algunos gusanos blancos de suelo, del género Melolontha,  y otros microscópicos, también son enemigos de la planta.

Algunos hongos como el Fusarium moniliforme, alternaria sp., ascochyta passiflorae y gloeosporium sp., también le causan enfermedades a la raíz, tallos, flores u hojas.

Los nematodos o gusanos microscópicos, son los la plaga más peligrosa para esta planta, los cuales  se ocultan dentro de las raíces. Ellos minimizan la floración de la Strelitzia reginae, por lo que es importante desarraigarla para determinar si presenta nódulos o agallas en las raíces.

Se acostumbra a usarla en decoraciones de fiestas con ambientes tropicales. Es indicada para los senderos, patios, casas de campo o fincas, ya que destaca entre la espesa vegetación, en jardines o en grandes materos.

Leave a Reply