Roble | Características, Cultivo y Usos

El roble o quercus robur, conocido también como roble común, roble fresnal, cajiga o roble carballo,  es un árbol de presencia esplendorosa pues fácilmente puede sobresalir sobre los 40 metros de altura, es un árbol imponente y longevo que puede llegar a vivir entre 200 y 500 años, aunque se sabe de ejemplares que han llegado a cumplir 1000 años.

Sus hojas son caducifolias, es decir, que se caen durante el otoño, reapareciendo sus renuevos en primavera,  son verde oscuro en su primera etapa y hacia el otoño se vuelven marrones. El tronco es marrón, áspero y agrietado, de él nacen sus ramas a 15 metros de altura aproximadamente.

El roble tiene flores femeninas y masculinas, las femeninas  se agrupan en pares o tríos y las masculinas son amarillas y se acomodan en ramilletes o inflorescencias colgadas.  Su fruto se produce después de los 50 años y se conoce como bellota, tiene unos 3 centímetros de largo.

El roble produce sus frutos cada tres años, durante el verano madura para caer al igual que las hojas en otoño, la presencia de taninos en su composición le da un sabor amargo, otras especies producen bellotas dulces  que es el alimento favorito de animales silvestres como jabalíes, ardillas o ratones.

Hábitat y Distribución

Es un árbol procedente de Asia, su hábitat se ha extendido por todo el hemisferio norte la mayor parte en Asia y Europa, sin embargo, se ha podido adaptar a lugares con climas más cálidos.

Cultivo del Roble

Las semillas insertas en las bellotas son el método para su reproducción, es recomendable usarlas frescas pues cuando se secan pierden su capacidad germinativa. La semilla se debe colocar directamente en el suelo del lugar escogido para su permanencia, antes de sembrarla se le debe hacer una pequeña incisión para ayudarla a absorber agua y su germinación sea más rápida.

El terreno debe ser rico en nutrientes y el riego abundante sin exagerar para evitar anegaciones. Si es necesario se debe hacer una poda de limpieza y acicalamiento de vez en cuando.

Condiciones Ambientales

Los robles prefieren los suelos sueltos, profundos, ricos, frescos y terrosos. Se adapta a terrenos húmedos, con buen drenaje, necesita también la humedad en el ambiente.

Aunque resiste las temperaturas de hasta -15°C, son las más templadas de 18 a 20°C las que ayudan en su  crecimiento. Pueden plantarse desde el nivel del mar llegando hasta los 1000 metros sobre el nivel del mar.

Necesita luz constante, resiste un poco de frío y heladas que no sean continuas. Por ser de clima oceánico, soporta bien los vientos fuertes pero no de manera constante.

Usos del Roble

El roble tiene una de las maderas más resistentes y fuertes, por eso es favorita de varias industrias que procesan la madera dentro de sus actividades con diversas finalidades. Es muy resistente a la humedad constante, por eso la industria naval la usa como su principal elemento de construcción. Así como la industria ferroviaria que también construye parte de sus herramientas y partes con esta resistente madera.

Este imponente árbol también es usado como árbol decorativo en plazas y jardines su majestuosidad y altura son de interés público.

También tiene usos para mejorar el organismo, es un excelente antidiarreico pero se recomienda usarlo después de haber comido pues sus componentes pueden causar daño en el estómago. Es antipirético, antiinflamatorio y  antiséptico.

Es recomendado también para el tratamiento de infecciones en la garganta, amigdalitis, faringitis. Se puede usar sobre heridas, hemorroides, erupciones y quemaduras para ayudarlas a sanar gracias a su acción astringente.

Las fábricas vinícolas utilizan su madera para fabricar contenedores de vino, ya que le brindan un valor específico por el sabor que aporta al vino añejado. Los muebles hechos con madera de roble son muy bien  valorados por su resistencia y durabilidad.

Las bellotas y su corteza contienen taninos que se usan en industrias químicas, así como en las dedicadas a realizar curtido de pieles estos taninos se mezclan con otros químicos para producir colorantes y teñidos muy resistentes al paso el tiempo.

Amenazas

Una de las principales amenazas del roble es la tala,  ya que por su lento crecimiento, es muy difícil sustituir un árbol cortado por otro que comienza crecer.  Los insectos y los hongos pueden afectar la salud del roble, que aunque grande y fuerte, puede verse disminuido si no se controla a tiempo el ataque de estas plagas.

Cabe resaltar que el ataque de estas plagas afecta sobre todo a los individuos sembrados en climas fríos. Las larvas del insecto minador, se acomodan dentro de las hojas, consumiendo su sabia y produciendo serios daños desde adentro para su control y eliminación se recomienda el uso e insecticidas.

Los pulgones se alimentan el follaje produciendo la deformación de las hojas, la aplicación de insecticidas es la mejor opción para su erradicación.

Leave a Reply