Rebozuelos | Características, Cultivo y Usos

El rebozuelo (cantharellus cibarius) es un género de hongo o seta comestible, el cual forma parte de más de 50 especies distribuidas en todo el mundo. Es silvestre. Le distingue un agradable olor floral, en algunos casos, similar al de los albaricoques y de cierto sabor dulce y levemente picante.

Su particular aspecto en forma  de embudo o trompeta y sus llamativos colores amarillo crema, melocotón y naranja le configuran una apariencia tanto atractiva como apetecible en la gastronomía universal.

Su parte superior o sombrero tiene forma versátil, pues cuando joven puede ser plano o convexo, mientras que en su fase de madurez empieza a formarse un hundimiento en el centro, dando forma a su peculiar aspecto acampanado. Su borde es de estilo ondulado.

Miden aproximadamente entre 2 y 12 cm de diámetro. La textura es afelpada o aterciopelada. En la parte inferior del sombrero le distinguen pliegues o nervaduras.

Su pie es macizo y cilíndrico, aunque puede ser recto o curvado, con un tenue color blanco en su base y amarillo claro en el resto del cuerpo. Promedian una longitud de entre 2 y 7 cm de altura y de 1 a 3 cm de diámetro. Su color puede variar si se le frota consecuentemente, pues tiende a oscurecer y adquirir un color naranja.

Su carnosidad es elástica y fibrosa en el pie. Entre sus ventajas se tiene que no se pudre cuando se deseca y es muy poco vulnerable a ser afectados por larvas de insectos.

Hábitat y distribución

Se encuentra en toda Europa, con predominio en España e Italia, igualmente presente en Alemania e Inglaterra y extendidos en la actualidad en la mayoría de países de ese continente. Su  consumo gastronómico también se ha diversificado desde Asia hasta América, siendo los Estados Unidos uno de los países con mayor uso.

Cultivo del Rebozuelos

Su evolución es muy ventajosa, ya que crece en todo tipo de terrenos y hábitats, especialmente en suelos ácidos con pH de 4,5 a 5,5 derivados de la degradación de formaciones rocosas como las areniscas, granitos, pizarras, cuarcitas, entre otras.

Tal como ocurre con la mayoría de los integrantes del reino fungi, puede reproducirse tanto de forma sexual (por somatogamia), como asexual (por medio de la división del micelio o por formación de esporas asexuales).

Condiciones ambientales

Sus estaciones predilectas son el otoño y la primavera. Demandan suficiente humedad para fructificar. Es muy frecuente hallarlos en alcornocales, hayas, pinos y otras especies coníferas.  Durante las primaveras lluviosas, su existencia puede prolongarse hasta el mes de junio, mientras que en temporadas de inviernos cálidos también crecen y se desarrollan normalmente.

Posterior a su período de mayor rendimiento y producción es capaz de tolerar la sequía, de allí que igualmente se les puede conseguir en esos períodos distintos a sus habituales.

Usos del Rebozuelos

Los rebozuelos han sido estimados como un manjar por su exquisito sabor, y fuente de alimento de muchas poblaciones de montañas y Alpes europeos.

Son muy solicitados y empleados hasta en las recetas más sencillas, como tortillas, ensaladas y sopas.  Su encantador y atractivo color adorna la preparación de diversos platos como la pasta y el arroz, gozando además de una elevada reputación como apropiado acompañante o guarnición de carnes y crepés.

Hasta en recetas que exigen mayor elaboración son altamente apreciados. En cuidadosas y complejas preparaciones gastronómicas se usan y se le consumen guisados o salteados, o también en conserva o estado seco, gracias a que no se descompone tan fácil.

Todas estas ventajas han desencadenado en los rebozuelos aspectos preocupantes, ya que debido a su cada vez más creciente recolección y consumo mundial, se le está ubicando como especie en peligro de extinción en diversos países centroeuropeos.

Los rebozuelos pueden confundirse con otras variedades similares, como la Hygrophoropsis aurantiaca, conocido como “falso rebozuelo”. Aunque también es comestible, su calidad no es igual, de menos carnosidad. Su olor es imperceptible y de sabor amargo.

Otro individuo con el que se le confunde por cierta similitud en su apariencia, es con la seta de olivo, (Omphalotus olearius), aunque esta especie sí es muy tóxica, se desarrolla sobre madera, no emana el olor frutal como los rebozuelos y tiene una forma menos acampanada.

Amenazas

Aun cuando no se le reportan plagas o enfermedades específicas, se pueden reconocer algunas que son comunes y similares para hongos y setas, entre las principales destacan:

Algunas protuberancias pueden emerger en los sombreros de hongos afectados, como consecuencia de una baja humedad, así como al uso excesivo de pesticidas esta enfermedad se le conoce como “piel de cocodrilo”.

Las llamadas “araña blanca” y “araña rubia” ocasionan unos hoyos en el pie del sombrero, y el desdoblamiento o desmembración de sus raíces. Y sus similares “araña roja” y “araña negra”, pueden causar irritación en los hongos.

Las larvas de las moscas pueden causar severos daños en el pie de los sombreros. Los escarabajos ocasionan huecos de apariencia reseca en la parte superior.

Leave a Reply