Palmera datilera | Características, Cultivo y Usos

Phoenix dactylifera es su nombre científico, el cual tiene su origen en la mitología, pues se le atribuye esta denominación a sus hojas, las cuales recuerdan el parecido con las plumas del mitológico ave fénix. El de la especie dactylifera, hace alusión a ser portadora de dátiles, “dactylos” significa dedos, por lo parecido del fruto a éstos.

Desde el punto de vista botánico, algunos especialistas y conocedores de la materia, estiman que las palmeras no son verdaderos árboles, sino plantas arborescentes, ya que no presentan un verdadero crecimiento en su grosor, aunque se consideran incorporados en este grupo.

Es un árbol de apariencia esbelta, elegante, puede alcanzar una altura de hasta  treinta metros y dos metros de diámetro en la base del tallo.  Su tronco es delgado y recto, oscila entre los 20 y 50 cm de diámetro, exhibiendo en algunos casos brotes desde su cepa, aspecto que le marca diferencia con su similar, la palmera canaria, con la cual suele confundírsele, aunque es siempre de tronco más grueso.

Por lo general, casi nunca su tronco se ramifica a una altura media, sino en su parte muy superior, sin embargo, pueden presentar muchos brazos, con conjuntos de tejidos fibrosos que se prolongan pero sin nunca engrosar.  Las hojas son resistentes, arqueadas, muy alargadas,  se dan en forma de plumero o penacho desde la copa a modo de cabellera.

Sus hojas por lo general son largas, miden de tres a seis metros de largo, de color gris verdoso, con foliolos rígidos y generalmente son algo corvadas. Las flores se presentan en racimos, son de color blanco y olorosas. Los frutos aparecen agrupados, colgando en ramilletes suspendidos de un largo apéndice.

El fruto es el muy referenciado dátil.  Su tamaño es grande, ovoide, alargado y de color amarillo anaranjado. Son más grandes, dulces y carnosos que su análoga, la palmera canaria. Maduran en el otoño siguiente de la floración.

Hábitat y distribución

La palmera datilera vive de forma natural al sur de la cuenca mediterránea (Senegal y sur de Marruecos en África), extendiéndose hasta las costas de Pakistán en Asia.  También es apreciada por ser una planta ornamental.

Se ha habituado en el este y sur peninsular, producto del esparcimiento de sus frutos realizado por aves y mamíferos, pero no se aparta mucho del litoral.

Condiciones ambientales de la Palmera datilera

Crece con notable frecuencia en zonas secas, áridas o subdesérticas, donde las condiciones climáticas son predominantemente soleadas y terrenos arenosos y suelos salinos, indicador de la presencia de agua a gran profundidad.   Prefiere altas temperaturas y lugares soleados aunque requiere riego o humedad subterránea.

Cultivo

Unos 200 géneros y cerca de 3000 especies son conocidos en todo el mundo. Son más de 600 las variedades de cultivo, pues son de vieja data, ya que se estima desde hace unos 6000 años se vienen cultivando.

De hecho, las semillas de los dátiles (frutos) están señaladas como de las más antiguas del reino vegetal, pues en su rica historia se cuenta que se han conseguido algunas en sepulcros de hace 2000 años y aun así han germinado.

Hay ejemplares machos encargados de la producción de polen y ejemplares hembra, que luego de la fecundación crean los frutos, los cuales se convierten en recursos alimenticios en muchas regiones.  Surgen en racimos ubicados en la base de las hojas.  Cuando los dátiles son verdes e inmaduros tienen un parecido a una bellota pero sin caperuza, y luego al madurar se tornan carnosos, pardos y dulces, aptos para el consumo humano.

Usos de la Palmera datilera

El  principal uso de esta palmera es la producción de dátiles, recurso alimenticio insustituible para muchos pueblos de su entorno.  También se usa para la renovación de ecosistemas arenosos.  Sus extensos abanicos funcionan como mampara o bastidores cortavientos.

También es plantada como árbol decorativo en avenidas, plazas, parques y jardines. Sus hojas son empleadas en cestería, gracias a su fácil maniobrabilidad y adaptabilidad en la creación de elementos artesanales.

La palma datilera también tiene su connotación distintiva como símbolo de triunfo y gloria, pues en la Grecia antigua se les daba la bienvenida a los héroes y vencedores de luchas moviendo hojas de palma, asociada con esta tradición se preparan las palmas doradas del Domingo de Ramos, para lo cual se cubren completamente las hojas de la palmera de forma que al faltarles la luz se decoloran y pierden su típico color verde.

El dátil reviste muchas propiedades nutritivas y junto con la leche de cabra constituye la base principal de alimentación en muchos países árabes. En el campo de la medicina se emplea para combatir la tos y contrarrestar los catarros de las vías respiratorias.

Su savia representa un néctar por excelencia del que se obtiene la preparación de una bebida alcohólica muy estimada por los habitantes de las zonas circundantes.

Amenazas

El picudo rojo es un escarabajo proveniente del sudeste asiático que se establece en las palmeras, destruyendo el interior del tronco hasta debilitarla y causarle la muerte. Este insecto  puede multiplicarse de dos a tres generaciones al año dentro del árbol, pues una hembra fecundada tiene la capacidad de poner hasta 400 huevos en tejidos blancos.

Esta plaga ataca con preferencia a las palmeras con heridas de poda o debilitadas por trasplantes. Su período de mayor actividad es de marzo a octubre, tiempo durante el cual no se recomienda realizar labores de poda.

Leave a Reply