Ortosifón | Características, Cultivo y Usos

Su nombre científico es Orthosiphon aristatus, es una planta herbácea perenne de reconocida referencia como planta medicinal gracias a sus múltiples propiedades. El ortosifón es igualmente conocido  como té de Java o “bigote de gato”.

Sus hojas son ricas en antioxidantes, minerales y aceites esenciales, de allí que le merecen un privilegiado lugar en la botánica universal, pues la hacen un producto muy completo. Miden de 5 a 6 cm de largo por 1 o 2 cm de ancho y son de forma puntiaguda.

El ortosifón es un arbusto que crece a una altura estimada de 1, 5 metros. Su particular flor de colores azul o blanco, tiene filamentos o estambres sobresalientes que cuelgan y los asemejan a los bigotes de un gato.

Su presentación principal es en forma de té (como infusión para adelgazar), en gotas antes de ingerir alimentos para mejorar procesos digestivos  y en cápsulas, productos que  se pueden adquirir en establecimientos  destinados a la nutrición y dietética.

Hábitat y distribución

Es una planta que tiene su origen en la zona de Asia tropical, muy específicamente en la Isla de Java (Indonesia) y Malasia, así como en todo el sur de China, el subcontinente indio, el sudeste asiático y Queensland. Se estima que llegó a Europa en el siglo XIX gracias a la labor de médicos holandeses. Hoy día se cultiva en zonas  de América, estando prácticamente ya extendida por todo el mundo.

Cultivo

La recolección del ortosifón se lleva a cabo durante el ciclo de floración corto. Luego, se realiza su deshidratación, conservándose en lugares frescos y secos.

Condiciones ambientales

Pertenece a la familia de las Labiadas, abarcando unas 3 mil especies, con marcada presencia en los países cálidos y templados por igual, sin embargo, es poco común observar al ortosifón en los fríos,  por ello, se encuentra muy propagada en la América tropical y Guayana Francesa.

Usos

El ortosifón es notorio gracias a sus variadas ventajas para adelgazar, además de otros beneficios para quienes lo consumen, como el de poseer propiedades diuréticas debido a sus sales potásicas flavonoides  y saponósidos  que contiene, siendo éste uno de sus grandes aportes al ser humano, ya que es considerado de gran provecho para mejorar problemas de retención de líquidos en las personas.

Como antiinflamatorio es un gran aliado de las personas que tienen problema de gota, ya que relaja las articulaciones y disminuye el dolor, logrando que los impactos de esta enfermedad sean menores.

También es  un detoxificante (eliminador de toxinas), destruye catabolitos nitrogenados y cloruros del organismo.  Sus efectos depurantes permiten además aumentar la secreción de bilis y expulsión de la que hay retenida en la vesícula biliar.

El ácido caféico y los saponósidos que contiene, contribuyen a evitar la reproducción de bacterias, pues controlan su presencia, ya que crecen y mueren sin reproducirse, lo que la hace útil para tratar infecciones urinarias como cistitis y otras afines.

Otra de sus cualidades, es que está considerada como una de las más importantes especies vegetales para reducir naturalmente el colesterol malo en la sangre.

Contiene potasio, fibra y muchos otros nutrientes básicos para establecerse como complemento dietético, adoptando así su capacidad para soslayar el envejecimiento prematuro.

La hipertensión y el reumatismo también pueden ser tratadas con esta planta, que si bien su radio de acción es muy extenso, sus alcances no son mágicos, pues en todo caso, siempre se debe realizar la consulta y orientación médica.

Aunque su ganada fama y potencial terapéutico desde hace muchos años es reconocido en muchos países del mundo, también es cierto que genera contraindicaciones: insuficiencias renales, problemas cardíacos, vómitos, molestias estomacales  y dispepsias hiposecretoras, por lo que pacientes con estas patologías no deben consumirlo, o al menos requieren asesoramiento médico obligatorio.

Apartando su extenso repertorio medicinal, también es usado en jardines para atraer abejas, colibríes y mariposas a sus flores y hacer provecho de su néctar.

Amenazas

El ortosifón resulta poco vulnerable a presentar enfermedades, sin embargo, el común pulgón puede convertirse en uno de sus habituales enemigos como lo puede hacer en cualquier jardín, vivero o maceta, según sea el caso, sin embargo, es relativamente fácil de combatir, pues bastará con un recipiente pulverizador que contenga agua y jabón doméstico para hacerle frente.

Algunos hongos también pueden perjudicar su entorno, sobre todo si el manejo del riego de la planta no se hace de manera controlada y se encharca su base, por lo que se requerirá, por una parte, un manejo más cuidadoso del riego y por el otro, el retiro de las hojas donde pudiera establecerse este integrante del reino fungi.

Como en toda especie vegetal, lo ideal sería evitar al máximo el uso de insecticidas y productos naturales, aunque de necesitarse para eliminar cualquier individuo peligroso, debe hacerse con asesoramiento profesional para evitar daños químicos, siguiendo los pasos de cuidado y control de plagas y enfermedades.

Leave a Reply