Madroño | Características, Cultivo y Usos

Es un árbol frutal o arbusto muy típico de las zonas mediterráneas, y que paulatinamente se fue convirtiendo en símbolo de la capital de España, Madrid. No supera por lo general los 7 o 10 metros de altura, de allí que hay quienes prefieren considerarle más un arbusto.

En contrapartida, otras personas lo estiman como un árbol, gracias a las cualidades que le brinda  el porte que exhibe, producto del lucimiento de su copa amplia, simétrica y bien redondeada. Durante su época juvenil su apariencia es arbustiva, pero con el transcurrir de los años, adquiere una esbeltez que engalana jardines y bosques.

Su tronco tiene la tendencia a ser de color rojizo. Su corteza es escamada y sus ramas presentan un tono grisáceo muy llamativo.  Sus hojas son pequeñas, de borde cerrado, pero muy duraderas, más bien perennes, lo que le vale la posibilidad de un denso follaje durante todo el año, las cuales exhiben un tono verde brillante.

Sus flores y frutos son decorativos, lo que le merece un sitial de árbol ornamental. Las flores presentan tonos que van desde el color blanco hasta variedades de blanco rosa y rojizas, las cuales crecen a manera de ramilletes en otoño y cuelgan en forma de espigas, proyectando una belleza y atractivo ejemplar.

El fruto del madroño se llama igual que el árbol, madroño. Es una esfera carnosa amarilla en sus comienzos de vida, y rojiza durante su madurez, y aunque es muy comestible y empleada en gastronomía como base de preparación de diversos jugos y jaleas,  por sí sola no tiene mucho sabor.

Hábitat y distribución

Su distribución es mediterránea, sin embargo, llega hasta el sur de Irlanda. Puede vivir y crecer en zonas costeras españolas, pero igualmente en zonas de interior en las que el frío no sea agresivo. También puede hallarse en algunas zonas de Sudamérica. Aunque su crecimiento es lento, suele nacer de manera natural en bosques, aunque es actualmente muy cultivado en jardines y parques.

Si bien se conoce que Europa es el continente en el que más se extiende su plantación, no menos cierto es que también puede hallarse en Ucrania, México y Cuba. Su ambiente y hábitat natural son los bosques mixtos de barrancos y desfiladeros fluviales.

Cultivo del Madroño

Requiere de un suelo profundo y bien drenado para crecer y desarrollarse óptimamente. Se cultiva como arbolito de jardín prácticamente en cualquier terreno, debido a que es muy flexible en cuanto al área que necesita para crecer. Sin embargo, lo recomendable es cultivarlo en suelos profundos, silíceos, limosos y bien drenados.

El madroño se extiende mejor por semilla. Aun cuando el crecimiento de los pequeños arbolitos es por lo general lento durante los primeros 2 o 3 años, pero luego crecen muy rápidamente. Resulta muy adaptable a terrenos ácidos así como los calizos.

Condiciones ambientales

Se adapta bien a diferentes suelos y a condiciones  ambientales.  Tiene tolerancia a suelos salinos. Fructifica de mayo a agosto. Su floración sucede entre octubre y febrero.  Se cría junto a carrascas y pinos, con particular predilección de los sustratos pobres en bases o descarbonatados.

Toleran muy bien las exposiciones soleadas, así como las áreas de buen sombreado de zonas arboladas que no sean demasiado densas. Algunas variedades de arbustos le resultan ser compañeros ideales para lucir vistosas plantaciones paisajísticas, entre ellas: las azaleas, rododendros o pieris.

Usos del Madroño

La fruta del madroño se consume preferiblemente al natural y tiene un sabor agridulce y agradable. Son comestibles, aunque son indigestas y astringentes. Cuando están muy maduras, pueden llegar a embriagar, ya que tienen un gran contenido alcohólico (etanol), sobre todo si se consumen en demasía.

Con las bayas, guindas o madroños se acostumbraba a preparar una bebida tradicional similar a la sidra y vinagre casero. En ciertas regiones mediterráneas se elabora una salsa para acompañar la carne.

Se utiliza además en la elaboración de jaleas o mermeladas, jugos y confituras, con especial popularidad en Italia y Córcega (España).  Las hojas se utilizan para tratar infecciones del aparato urinario.

Al madroño se le atribuyen aspectos de vitalidad, pues según la mitología griega, el primer madroño brotó de la sangre del gigante Gerión, quien perdió la vida al enfrentarse con Hércules.  Este pasaje ha sido relacionado con la facilidad del madroño para rebrotar luego de un incendio o tala, vitalidad que aunada al estado siempre verde de sus hojas, le ubican como símbolo de inmortalidad.

Otra de las creencias sobrenaturales que circundan la historia ancestral del madroño, es que es considerado en algunas regiones como un árbol bendito, pues hay quienes consideran que su sola presencia asusta maleficios y protege de todo mal, sin embargo, algunas personas utilizan sus ramas con frutos para ahuyentar a los demonios.

Amenazas

El madroño es muy resistente a enfermedades y plagas, y se adapta a distintas condiciones ambientales. Estas cualidades, hacen que se produzca una buena fruta y lo hacen idóneo para usarse como árbol ornamental.

Leave a Reply