Tipos de macetas para plantar Orquídeas – Arreglo Floral

Las orquídeas son flores preciosas que crecen en bosques salvajes, pero también hay variedades de las mismas que se han adaptado para tenerlas en casa y brindar un ambiente diferente al estilo de nuestro hogar. Sin embargo, no es tarea fácil;

Son muchos los detalles que hay que tener en mente para lograr que estas flores se mantengan con vida en un lugar cerrado.

Tipos de macetas

Desde el principio, estas flores eran traspasadas desde la tierra a macetas de barro. Con el pasar de los años, se han adaptado también a macetas de plástico y madera; incluso han creado macetas con sistemas de filtración incluidos para facilitar el riego de la planta. Sin embargo, varían según el tipo de orquídea y su necesidad de agua y sol.

Macetas para orquídeas hechas de plástico. Son las más recomendables para especies de orquídeas que necesitan mucha humedad, ya que la mantiene por más tiempo; también permite que pase la luz a través de la base de la flor.

Macetas para orquídeas hechas de barro. A pesar de que pueden acumular sales minerales, son las macetas más tradicionales. Son adecuadas para las orquídeas Cattleyas, y tienen agujeros en el fondo para que el agua y el aire se drenen correctamente.

Macetas para orquídeas hechas de madera. Son muy decorativas y elegantes, están hechas en forma de canastos tejidos, lo cual facilita la entrada del aire a la base de la orquídea.

Cuidados de las macetas

Lo principal a tener en cuenta es una base conveniente para que la flor pueda crecer, además de tener el tamaño adecuado. Según la variedad de la orquídea, esta base puede estar hecha de arena, corteza triturada, carbón vegetal, cáscara de coco mezclada con tierra para macetas, entre otros.

Antes de pasar la orquídea a la maceta, se debe cortar cualquier raíz u hoja que esté muerta para que no afecte al resto de la flor. También es importante conocer el tipo de orquídea, ya que a partir de esto necesitan ser cambiadas a una maceta nueva cada cierto tiempo.

Se deben ubicar en lugares frescos, donde los rayos de sol no peguen directamente, y cuidarlas de insectos o sustancias que puedan afectar a la flor.

Leave a Reply