Kentia | Características, Cultivo y Usos

La kentia  o Howea forsteriana es una palmera originaria de Oceanía, pertenece a la  familia Arecaceae, es una palma imponente, hermosa y muy decorativa gracias al aspecto que le conceden sus hojas flexionadas. La kentia tiene cuatro o cinco grandes hojas, los brotes de hojas nuevas normalmente suplantan a las viejas que se secan y se caen.

Esta hermosa planta tiene un tallo principal fuerte verde, alto y escarolado, de 15 centímetros de diámetro, de donde se forman sus hojas color verde, pinnadas, planas, separadas. Por la estructura de sus hojas y su peso, las palmas se arquean, produciendo un gran porte y elegancia a la vista. Sus hojas son perennes, tiene flores blancas muy largas que se ocultan dentro del follaje.

En su estado natural puede llegar a medir más de 10 metros, mientras que en espacios cerrados su crecimiento es más lento y son de menor tamaño, alcanzando los 3 metros de altura aproximadamente, con una extensión de 1,5 metros de diámetro.

Hábitat y Distribución

Por ser una palmera originaria de Oceanía, se da muy bien en Australia y Nueva Zelanda, sin embargo, es una planta a la que le gusta el clima tropical y soleado, se da bien donde tenga estas condiciones. Es una planta que se adapta muy bien a los cambios.

Cultivo de la Kentia

Para cultivar una palmera de kentia, hay que adquirir la plántula en un vivero y se debe decidir la forma que se va a realizar. Primero hay que asegurarse de brindarle un suelo o sustrato rico en nutrientes y que tenga buen drenaje, si se va a sembrar en maceta hay que tomar en cuenta que éste debe tener perforaciones de drenaje y colocarle una bandeja que retenga el líquido fuera de la maceta.

La Kentia necesita mucha luz, por lo que la ubicación de la planta debe hacerse donde reciba de manera indirecta la luz solar, se da bien en la semisombra. Si la siembra se realiza en el suelo, debe dejarse un amplio espacio a su alrededor  para que su follaje crezca sin inconvenientes. Realizar el riego interdiario durante el período de adaptación. Se recomienda adicionar un fertilizante de lenta liberación para el fortalecimiento de la planta.

Se debe realizar la poda de las hojas enfermas o secas, esto la fortalecerá y estimulará para la producción de hojas nuevas. Se debe abonar con materia orgánica 5 veces al año para suministrarle los nutrientes necesarios.

También se pueden conseguir las semillas pero su manejo debe ser cuidadoso, tardan en desarrollarse entre 3 o 4 años, una vez maduras tienen una vida útil de 8 semanas. Para mejorar la germinación y prevenir cualquier plaga se deben rociar con fungicidas antes de su siembra.

Condiciones Ambientales

A esta palmera le gusta el suelo liviano y desaguado, que tenga un ph 6.5, la kentia tolera mejor la sequedad que los grandes riesgos, pues sus raíces se pueden pudrir, como en la mayoría de las plantas hay que ajustar el riego en verano, se hará cada dos días y minimizarlo en invierno, cada dos semanas es suficiente.

Su temperatura favorita no sobrepasa los 25ºC, hay que cuidarla de las corrientes de aire muy fuertes porque pueden dañar sus frondosas hojas. Si se va a sembrar una palmera de kentia para mantenerla en el interior de una casa u oficina hay que cuidar su ubicación, aunque se puede adaptar a la sombra es mejor colocarla cerca de una ventana donde pueda recibir los rayos del sol. Si bien está acostumbrada y favorecida por la temperatura tropical, soporta fríos hasta  de -5º C.

Usos de la Kentia

Su uso es netamente ornamental, favorito de diseñadores de interiores, paisajistas y decoradores, por su amplio y elegante aspecto llena de color y belleza cualquier rincón o espacio abierto donde se encuentre.

Amenazas

Una de sus principales amenazas es el exceso de agua que promueve la aparición de hongos y bacterias, también ocasiona el descomposición de sus raíces y su muerte. La falta de un riego adecuado también afecta la planta, secando sus hojas y debilitándola.

No escapa a la aparición de plagas, está expuesta a los Ácaros rojos, pequeñas arañas purpúreas del género Tetranychus que se adueñan de las hojas produciendo manchas grises. Estas arañas también tejen sus telarañas en las hojas de la Kentia y colocan allí sus huevos. Para su erradicación hay que usar insecticidas y para su prevención rociar las hojas con agua levemente tibia y limpiarlas.

Las cochinillas también se aprovechan de la savia de las raíces de la kentia para alimentarse, hay que aplicar alcohol mezclado con agua jabonosa para su control.

Hongos como el Stigmina o el Cylindrocladium, se adhieren a las paredes de la Kentia formando conchas sobretodo en su tallo, que a simple vista parece estar bien pero por dentro esta putrefacto.

El daño por hongos es grave y es muy incierta la recuperación de la planta aún después del uso de fungicidas.

Leave a Reply