Juglans Regia | Características, Cultivo y Usos

Juglans Regia o Nogal es un árbol muy simétrico, frondoso y majestuoso que destaca por su codiciada madera y su fruto, la nuez. Puede alcanzar los 25 o 30 metros de altura. Su copa es amplia y abierta, y proyecta una extensa sombra.

Su corteza es lisa y de color gris plateado en su edad joven, y en su edad avanzada se torna agrietada.  Su apreciada madera es dura y maciza. Posee sustancias tánicas, las cuales le dan un olor característico, incluso desde lejos.

Sus hojas son grandes, caducas y alternas, miden entre 20 y 40 cm, son de forma oval, de color verde oscuro por su parte superior y aromáticas por sus aceites esenciales.

Las flores están separadas en el mismo árbol. Las femeninas son de tímida apariencia, y las masculinas son más vistosas, ubicadas en largos apéndices colgantes para beneficiar la dispersión del polen por el viento.

El fruto es la nuez, cubierta por una capa carnosa y verde que al madurar se seca y adquiere un tono pardo o morado.

Hábitat y distribución

Su área de origen natural fue el Medio Oriente,  extendiéndose luego por todos los países del sur y centro de Europa gracias a su calificado fruto y a la gran calidad de su madera.

Algunos investigadores estiman que es originario del sudeste asiático o de China, otros consideran que son provenientes de la Península Ibérica, lo cierto es que se ha extendido por todo el mundo. Las veinte especies del género Juglans se distribuyen principalmente en tres continentes: Europa, Asia y América.

Cultivo de Juglans Regia

Prefiere los fondos de valle con suelos ricos y profundos, siempre que no sean en exceso ácidos o encharcados, incluso  arenosos, abastecidos con suficiente humedad y humus, poco compactos y con buena aireación. Los suelos arcillosos mal estructurados no le resultan ventajosos.

Los nogales se pueden reproducir por la semilla de las nueces procedentes de un árbol con buena forma, la cual debe protegerse para impedir los daños que causen aves y roedores.

También prende bien con planta a raíz desnuda, obteniendo mejores resultados si son de 1 o 2 años, pues si son de 3 años o más, además de ser más caras también se retrasan en su crecimiento.

Posee una fuerte raíz que en suelos blandos y aireados busca  el agua a niveles más profundos que otras plantas, lo que le conlleva a soportar mejor las fuertes sequías. Tampoco le van los suelos anegados de agua, pues esta condición puede promover la asfixia de sus raíces.

Los nogales son muy exigentes en aporte de nutrientes, sobre todo de nitrógeno. Esta demanda es mayor cuando se requiere priorizar la producción de nueces, y si lo que se quiere es obtener un mejor rendimiento y provecho de la madera, se debe utilizar menos fertilizante.

El fresno, el avellano, el falso plátano, el saúco, las ortigas y los ajos silvestres, son indicadores de que es un espacio conveniente para la plantación de nogales. En el caso contrario,  los brezos, los tojos, los helechos y otras especies son señal de terrenos con alta acidez, los cuales no resultan convenientes para su desarrollo.

Condiciones ambientales

El árbol es muy adaptable y tolerante a cualquier clima, preferiblemente sin heladas tardías ni demasiado calor en verano, tampoco armoniza con las podas severas y opta los suelos húmedos pero no inundados.

Requiere suficiente calor durante su fase vegetativa, de mayo a septiembre. Soporta también temperaturas muy bajas en pleno invierno.

En este sentido, la estación ideal para el desarrollo de este árbol es la de verano con aire seco siempre y cuando se encuentre fresco el terreno. Es una especie típica que acusa la necesidad de luz solar a espacios abiertos.

Usos de Juglans Regia

El consumo de  nueces es recomendado en caso de astenia, anemia y desmejoramiento físico en general, ya que son un alimento energético y vigorizante para quienes las consumen.  Es una de las especies más indicadas para sacar provecho como productora de madera en la industria de la ebanistería y fabricación de muebles.

Su copa abierta y su altura nada exagerada las hace apropiadas para compartir su entorno con cultivos y viviendas, ya que no entorpece el paso de la luz abundante y no obstaculiza la vista.

Amenazas

La hierba es una reconocida enemiga del nogal. En los dos o tres primeros años basta con eliminarla en una cercanía de 60 cm a 1 m.

Durante el otoño, una disminución a 7 ºC  luego de tener un período templado, puede causarle severos daños por la aparición de hongos patógenos como el Gnomonia leptostyla.

El Armillaria sp. es otro hongo presente en suelos con materia orgánica en descomposición. Su ataque le es ventajoso cuando la planta tiene mucha humedad o ha sufrido daños por heladas.

Otro individuo del reino fungi es el Phytophthora cinnamomi, el cual destruye las raíces del nogal. Su agresión es favorecida por la presencia de humedad en el suelo o por habitar en sitios de lluvias copiosas y temperaturas templadas en el invierno.

El hongo Gnomonia leptostyla también llamado Gnomonia juglandis, agrede hojas y frutos en ambientes de primavera levemente fría.

Xanthomonas juglandis es una bacteria que ataca las hojas y los ramos en el primer año, también destruye los frutos que se infectan en cualquier momento de su crecimiento.

Entre las plagas que sufre el nogal, se encuentran los insectos Zeuzera pyrina y Ceresa bubalus,  los cuales pueden ser enfrentados con insecticidas para disminuir sus daños.

Leave a Reply