Jacinto | Características, Cultivo y Usos

El Jacinto es una planta bulbosa y perenne de jardín, que puede llegar a medir 25 cm de altura.  Su comercialización se acostumbra a realizar en maceta, como flor cortada y como plantas de agua.

Sus hojas se presentan de 4 a 6 en forma lineal. Son rígidas y carnosas con una altura promedio entre 15 y 35 cm. Son de color verde intenso.

Las flores colgantes tienen gran atractivo por su variado colorido y agradable olor. Las hay de color azul, violeta, blanco, amarillo y rosado. Emergen en ramilletes en la parte final de su vástago. Tienen un tamaño máximo de 5 cm.

Hábitat y distribución

Es una planta originaria de Asia Menor. Hizo su aparición en Europa en el año 1562 en Turquía. También tiene importante presencia en Siria y Líbano. En la actualidad, Holanda produce casi la totalidad mundial de los bulbos de Jacinto, estimada en 95% del total de producción.

Cultivo del Jacinto

Además de conocérsele como una planta bulbosa de jardín, los jacintos se cultivan también en interior, disponiendo de su bulbo en un recipiente con agua, ya que de esta forma, echa raíces, luego le salen hojas en conjunto o grupos, dentro de las cuales aparece la flor. Sin embargo, en la actualidad es más común su cultivo en macetas y jardineras.

Si se cultiva en áreas exteriores la floración se promueve en primavera. En ámbitos de interiores, se pueden conseguir bulbos obligados con floraciones invernales. Durante la floración la tierra debe mantenerse siempre húmeda.

Para mejores resultados en su crecimiento,  amerita de un suelo de sustrato poroso, con buen drenaje y pH de 6 – 7. Los riegos deben hacerse de forma regular, con el fin de que el sustrato se mantenga húmedo, sin ocasionar encharcamientos, ya que les puede afectar seriamente.

Lo ideal es regarles en las primeras horas del día.  Las zonas humíferas al igual que los aluviones arenosos, les resultan muy apropiados.

Condiciones ambientales

Requiere un tiempo de temperaturas bajas para fomentar su floración con mejores rendimientos y calidad. Demanda una humedad relativa de 70 a 80% y una temperatura mínima de 1 – 3 ºC, aunque la ideal oscila entre los 15 y los 17º C.

Si se coloca la planta de Jacinto en un lugar fresco (interior de una vivienda) no muy luminoso, se logra una mayor duración de la flor, pues ésta se irá abriendo más lentamente que en espacios abiertos o exteriores (jardines). Comienza a florecer a principios de primavera.

Usos del Jacinto

Su vistosidad y atractivos colores representan las principales ventajas como planta de uso ornamental, ideal para macetas y jardines.

Con un significado más romántico, son ampliamente empleadas como obsequios para expresar afecto hacia un ser querido o amado.

La flor del Jacinto es símbolo de constancia para personas trabajadoras y luchadoras. Gracias a su fuerte fragancia, es utilizada para aromatizar ambientes.

Amenazas

Uno de sus enemigos es el conocido Ditylenchus dipsaci, nematodo que sobrevive en el suelo y en las llamadas malas hierbas, afectando a los tallos, bulbos  y brotes tiernos. Su presencia se hace muy factible en temperaturas de 15 a 20ºC, mientras que menos de 10ºC y más de 22º es muy poco probable que pueda generar actividad alguna.

Su capacidad destructiva conlleva a que la planta presente necrosis del tallo,  prominencias, manchas cloróticas, poca fuerza, y en general un deficiente desarrollo de los bulbos.

Entre las principales enfermedades le afectan la Podredumbre de los bulbos (Sclerotinia bulborum), manifiesta en el deterioro y descomposición del bulbo e incidiendo en la coloración de las hojas.  Otro elemento perjudicial es el hongo Xanthomonas jacinthe, el cual produce la descomposición del bulbo.

Asimismo, otro hongo (Penicillium sp.) le ocasiona daños en la raíz, pues le causa manchas necróticas y afecta sus bulbos, dando lugar a brotes cortos. Se difunde con amplias ventajas a temperaturas menores a los 17º C.

Erwinia carotovora, es una bacteria que ataca a la planta en caso  de heridas o por exceso de humedad en el suelo. Cuando esto ocurre, los bulbos infectados muestran un aspecto amarillento y un olor desagradable. Si la infección es muy fuerte y avanzada, los bulbos no producen brotes. Además, su crecimiento se retarda y consecuentemente la planta puede morir.

Para ello, debe manejarse un control apropiado de la humedad, evitando su exceso y eliminando las partes infectadas, previamente se debe desinfectar el sustrato y el material empleado.

El Virus del mosaico es otra enfermedad causada por los pulgones Myzus persicae y Macrosiphum solanifoli , la cual se manifiesta  en los Jacintos a través de manchas o estrías de tonalidad verde oscuro, por lo general aparecen en el asiento o base de las hojas y, en ocasiones, en los escapos o tallos florales.

Esta particular afección ocasiona la reducción del tamaño de la planta y una floración retardada así como una disminución de yemas florales y dificultad en la apertura del botón de las flores.  Para su control se puede utilizar  el cultivo de meristemos in vitro, y tratamientos insecticidas contra los vectores causantes de este virus.

Leave a Reply