Frangipani | Características, Cultivo y Usos

El Frangipani, Plumeria rubra, conocida también como franchipán, flor de mazapán o sacuanjoche, es un planta perteneciente a la familia Apocynaceae, del género Plumeria, es una especie perenne que origina flores muy agraciadas, de colores alegres y un perfume dulce.

Se trata de un arbusto que en condiciones naturales llega a medir unos 10 metros de alto aproximadamente  y si es sembrado en maceta alcanza unos 2 o 3 metros de altura.

Tiene un aparato radicular avanzado, con tallos formados por ramas, tiene una corteza arrugada, el tallo y las ramas son nervudos y compuestos de látex blanquecino. En invierno las hojas pueden caer o permanecer según el género, tienen pecíolo, son alternas, verde intenso, ovoides, más o menos afiladas. Las flores que miden entre 5 y 10 centímetros de largo, tiene pétalos impares casi siempre 5 o 7, los colores varían entre blanco, rosa, rojo, naranja y amarillo.

El fruto es un folículo de 1 a 2 centímetros de largo que contiene entre 20 a 100 semillas según la especie, la semilla tiene un ala que la ayuda a movilizarse con el viento, la otra parte sujeta al embrión. La maduración de las semillas puede tardar entre 7 o 9 meses. La fecundación es anemófila,  es decir, transportada por el viento o entomófila producida por los insectos. Son árboles longevos  algunos llegan a ser centenarios. En la actualidad han sido descritas 130 especies de las cuales solo 11 son aceptadas.

Hábitat y distribución

Es nativo de Centroamérica,  Venezuela y México, se cultiva hoy en todos los territorios cálidos y subtropicales.

Cultivo de la Frangipani

La Frangipani se reproduce por medio de esquejes, durante la primavera se deben cortar ramas de unos  45 centímetros de largo, a los que se les realiza un corte angular en uno de sus extremos, hay que rociar estas puntas con enraizante hormonal y un fungicida para favorecer la aparición de raíces y prevenir enfermedades, luego se siembran en un recipiente o directamente en el suelo con sustrato universal combinado con perlita en iguales proporciones, a fin de ofrecer a la nueva planta un terreno aireado y con buen drenaje.

El riego debe hacerse cada 3 días en el verano y durante el resto del año cada 6 días, vigilando que no ocurran encharcamientos que pongan en peligro su vida. Es recomendable aplicar abono rico en materia orgánica por lo menos una vez al mes, para nutrir la planta y mantenerla fuerte y hermosa.

Con esta planta hay que tener presente la temperatura, vigilando sobretodo las bajas, ya que es una especie tropical habituada a climas acalorados.  Temperaturas  menores a los 5°C pueden afectarla y causare la muerte. También hay que protegerla de las corrientes fuertes de viento. En 8 semanas aproximadamente la planta ya habrá echado raíces y se notarán los brotes.

Otro método de reproducción es a través de las semillas, sin embargo, es una forma lenta de obtener una nueva planta ya que las semillas tardan en madurar unos 9 meses. La semilla se coloca en un recipiente con sustrato fino, se humedece y se vigila, hasta que se empiezan a formar las plántulas que deben tener 2 o 3 hojas antes de ser trasplantadas a su lugar definitivo, una vez allí se realizará un riego semanal durante el año y 2 o 3 en el verano. Se debe realizar poda de limpieza y de embellecimiento.

Condiciones Ambientales

La Frangipani es una especie que precisa mucho sol, por lo menos debe recibir 5 horas diarias de luz solar para tener una buena vida. Su temperatura favorita es la superior a los 18°C, requiere un suelo poroso con drenaje óptimo.

Usos de la Frangipani

Su uso principal es ornamental por la belleza de sus flores, sin embargo, se ha hecho aprovechamiento del exquisito olor que despiden para la elaboración de perfumes y aceites.

El aceite de Frangipani tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, es usado para aliviar dolores de cabeza o musculares,  además como es astringente, hidrata la piel y la embellece.

Amenazas

Las enfermedades y plagas que atacan a la Frangipani, son variadas pero tienen solución. Si aparecen manchas en el reverso de las hojas es por la presencia de insectos llamados cochinillas, que se apropian de las hojas consumiendo su superficie y produciendo manchas o decoloración en el follaje.

Para su eliminación hay que lavar cuidadosamente sus hojas con agua jabonosa retirando los insectos, luego enjuagar y secar muy bien las hojas. Si la infestación ha tomado toda la planta es mejor usar un insecticida.

Los ácaros o arañas rojas son otra plaga que ataca la salud del Frangipani, se ubican en las hojas, alimentándose de ellas, tejen allí sus pequeñas telarañas, lo que produce un enroscamiento en sus hojas, que se tornan marrones o amarillas. Para eliminar estos ácaros hay que usar insecticidas determinados para su erradicación.

El hongo Coleosporium spp, es otro enemigo el Frangipani, produce manchas amarillentas sobre sus hojas, característica de una enfermedad llamada roya, este hongo provoca la caída acelerada y prematura de las hojas. Para su control y erradicación hay que limpiar la planta de todas las hojas afectadas, vigilar el riego que no sea excesivo y aplicar un fungicida especial para este tipo de plaga.

Leave a Reply