Ficus Lyrata | Características, Cultivo y Usos

El Ficus lyrata es un árbol procedente de África occidental, pertenece a la familia Moraceae Ficus y es conocido también como Ficus lirado, Ficus lira, Higuera de hojas de violín  o Árbol lira, por sus hojas parecidas a este instrumento musical.

Se trata de un árbol pequeño, que en siembras domésticas no alcanza mayor talla que 7 u 8 metros de alto, sin embargo, en condiciones naturales normales puede sobrepasar los 20 metros de alto.

Posee un tallo agrietado, cenizo y corto, su  copa es alta y tiene un follaje de hojas grandes de unos 12 a 15 centímetros, ubicadas en fajos alternos, texturas resistentes y verdes oscuras en el frente y más claras en el reverso. Los frutos globosos en forma de higo, se presentan solos o en par, tienen unos  3 o 5 cm de diámetro, son verdes con motas blancas.

Esta planta ornamental inicia su vida como epífita, es decir, que crece sobre otra planta obteniendo los nutrientes de la materia orgánica que se acumula y de la lluvia que cae sobre la planta hospedadora, el ficus lyrata no es una parásita, solo que se aprovecha del sustento de la otra planta.

Hábitat y Distribución

Prefieren el clima templado, se da bien en sitios soleados estando bajo sombra o semisombra y rechaza el frío, un suelo bien nutrido, es necesario para su crecimiento normal y el riego diario equilibrado le permite vivir muchos años.

Cultivo de Ficus Lyrata

El Ficus lyrata se puede obtener a través de la siembra de sus semillas, éstas se deben colocar en un macetero o recipiente con sustrato universal, rico en nutrientes y luego se cubren con una capa fina de este sustrato. Se realiza el riego de forma medida para no anegar el macetero, las semillas pueden germinar a los 15 o 30 días luego de su siembra.

Sin embargo, la forma más rápida de reproducir un ficus lyrata es a través de esquejes, para lo cual se deben cortar ramas de unos 50 centímetros de largo y realizarles un corte en bisel en uno de los extremos, el cual se humedece con enraizamiento hormonal para acelerar la aparición de las raíces.

Estas estacas se siembran en la maceta o en el terreno elegido para la vida definitiva de la planta, teniendo en cuenta no exponerlo a la luz directa del sol. En un mes ya estará fuerte y bien enraizado.

Es recomendable aplicar un fertilizante líquido compuesto por magnesio, boro y calcio, cada dos o tres semanas durante su período de crecimiento. El riego no debe ser copioso, dos veces a la semana en verano y una vez durante el invierno, le da el agua que requiere para su mantenimiento.

En cuanto a la poda es necesario realizar una poda anual, para despejar el árbol de ramas desordenadas y hojas muertas, esto le permitirá seguir extendiéndose y acomodando su follaje.

Condiciones Ambientales

Por ser una de las favoritas como planta de interiores hay que tener en cuenta que debe estar protegida del sol directo, si precisa de buena iluminación, ventilación, riego vigilado y suelo nutrido para ofrecer su mayor esplendor.

Usos de Ficus Lyrata

Es de uso ornamental, embelleciendo interiores y también exteriores, muy apreciada por decoradores por su imponente presencia, también aísla el ruido por lo que se siembra en grupos para cortar la contaminación acústica.

Amenazas

Entre las amenazas del Ficus Lyrata, se encuentran las enfermedades producidas por diversos insectos y hongos de los cuales hay que tener conocimiento para saber cómo atacarlos y erradicarlos.

Los pulgones son unos insectos que se apropian de las hojas, enrollándolas y haciendo que se desprendan, estos animales segregan un líquido pegadizo que es propicio para la aparición de hongos que afectan a la planta, para eliminar los pulgones se debe usar un insecticida y retirar las ramas afectadas.

La cochinilla algodonosa es otro parásito  de la planta, formando unas costras en el tronco y los tallos, para su eliminación hay que aplicar insecticidas.

La roya afecta al Ficus Lyrata provocando la aparición de manchas, este hongo se propaga con facilidad, por lo que hay que controlarlo retirando las hojas contaminadas y aplicando fungicidas en toda la planta.

Existen bacterias como la Agrobacterium Tumefaciens que provoca grandes tumores en las raíces y el tallo, no hay control para esta bacteria inducida por el agua excesiva en el terreno, la única solución es eliminar la planta.

Cuando se expone a un clima extremadamente seco, las hojas del Ficus Lyrata comienzan a secarse y a caer, hay que vigilar el riego y retirarla de las corrientes calientes. Si una planta de Ficus Lyrata es colocada directamente al sol su crecimiento se  detiene produciendo especies débiles, pequeñas y poco frondosas.

Si la planta presenta hojas blanquecinas es síntoma de carencia de un abono rico en nutrientes, por esto hay que realizar el abonado continuo para garantizar un follaje sano y libre de enfermedades.

Leave a Reply