¿Cómo plantar fresas en casa o huerto?

Las fresas son unas frutas que vienen cargadas con grandes cantidades de vitaminas C, A y B, siendo de gran ayuda para mejorar el sistema inmunológico y, además, su sabor es muy dulce, sin necesidad de añadirle azúcar para consumirlas.

Pasos para plantar fresas en casa de forma sencilla

Ahora que ya sabes lo buenas que son las fresas, te animamos a que intentes comenzar tu propia producción desde tu casa:

  1. Elije el tipo de fresa que quieres sembrar. Las más famosas son las silvestres, Charlotte, mariguette y como no, los fresones.
  2. Deberás plantar las semillas en un semillero, teniendo en cuenta que la mejor época para hacerlo es cuando las temperaturas sean tirando a frías-templadas (nunca en verano).
  3. Realiza unas pequeñas incisiones en la base de tu semillero, con unas seis que abarquen toda su longitud, ya llega.
  4. El sustrato es muy importante. Puedes utilizar humus de lombriz y/o fibra de coco para ayudar con el drenaje, aunque si no lo encuentras, bastará con uno que sea de calidad.
  5. Riega el sustrato antes de verter las semillas, pues estas necesitan de mucha humedad para florecer.
  6. Espolvorea las semillas y cúbrelas con muy poquito sustrato (1-2 mm).
  7. Riega de nuevo el semillero, con cuidado, pues no quieres que las semillas se desplacen.
  8. Procede a regarlas cada cuatro días, de modo que no se sequen.
  9. Puedes meter tu semillero dentro de un bidón de agua de 5L (vacío, obvio) a modo de invernadero, de modo que obtengan ese calor que necesitan.
  10. Déjalas en tu invernadero casero cerca de una fuente de calor, y tras 4-5 semanas comenzarán a salir las plantas.
  11. Espera más o menos un mes, ya estarán listas para ser trasplantadas a macetas individuales, de modo que puedas tener tus fresas listas para comer en poco tiempo.

Plantar fresas en un huerto con raíz desnuda

Para este paso, utilizaremos la raíz de la propia planta en lugar de las semillas, ya que es un poco más económico y puede conseguirse fácilmente en cualquier establecimiento.

Ten en cuenta que solo podrás encontrar este tipo de raíces cuando sea la época de plantarlas, por lo que lo normal es que salgan hacia finales del invierno.

Veamos cómo proceder:

  1. Al igual que antes, prepara tu sustrato con materia orgánica, humus de lombriz líquido, etc.
  2. Una vez preparado el sustrato, tocará cortar la raíz de la fresa, que verás que es muy larga. Con recortar un tercio de su longitud, llegará para que tanto el tallo como la raíz midan lo mismo.
  3. Expandimos la raíz antes de enterrarla, dejando el tallo al descubierto. No hace falta que sea muy profundo, ya que estas plantas necesitan solo 10cm para germinar.
  4. Deja una separación entre planta y planta de 20cm, en caso de que sea un semillero grande.
  5. Tocará ahora regarlas bien, aunque sin pasarse, ya que si se encharcase podrían estropearse las plantas con el moho.
  6. En caso necesario, puedes cubrirlas con medio bidón de plástico, para que haga efecto invernadero, si no hace mucho calor en donde vives.
  7. Tras unos 20 días de seguir regando, comenzarán a brotar las hojas y flores, lo cual será indicativo de que le falta muy poco para que la fruta aparezca.
  8. Ten cuidado y no dejes que la fresa toque el sustrato, ya que se pudrirá, así que, recógela antes de que llegue al suelo.
Share on FacebookShare on Google+Share on TumblrPin on Pinterest

Leave a Reply