Cactus

Para algunos esta especie de planta pueden parecerles algo frías, para otros, tenerlas en casa es moda y sin duda para un gran número de personas, representan una magnífica y sorprendente obra de la naturaleza.

Los cactus son una especie de condensadores de agua, mantienen en sus tejidos importantes nutrientes que le permiten acoplarse perfectamente al ambiente en el que se encuentren por muy hostil que este sea.

Estas plantas pertenecen a la clase de las magnoliopsidas, familia cactaceae,  sus raíces son provenientes del continente americano. Aunque su terminología proviene de la lengua latina, su raíz etimológica es del griego káktos.

Estas cautivadoras plantas convergen el grupo de crasas o suculentas: contienen un órgano especial para el depósito de líquido lo que le da la  posibilidad de vivir y desarrollarse en  zonas climáticas de alta temperatura.

Características del Cactus

Existe una documentación registrada de más de dos mil especies de cactus, clasificados por sus formas y tamaños.  Una extensa variedad, que marca su diferencia de los otros tipos de plantas por su areola y espinas.

Aunque en su mayoría no se le reconocen por sus flores, los cactus la poseen, en gran porcentaje son grandes y llamativas. Se dan en colores vivos como: amarillas, rojas, violeta y blancas. No suelen tener hojas,  y cuando las tienen son muy pequeñas.

En esencia el tallo viene a cumplir la función de las hojas. Sus formas y tamaños varían de extremo pequeños como globos redondos hasta formas de gran volumen. Se le reconoce al cactus su fortaleza adaptarse a climas secos soportando días largos sin hidratación.

Hábitat y distribución del Cactus

La madre naturaleza creó a los cactus como las especies reinantes de las zonas desérticas.  Son plantas xerófilas, tienen el don mantener su belleza en estas regiones inhóspitas con muy poca agua. Su proceso de reproducción puede tardar cerca de un  año en germinar y luego cada año, mostrar al mundo que a pesar de su poca hidratación pueden florecer y dar frutos.

Por instinto de supervivencia, el cactus en todas sus especies se adhiere a su entorno. Al extremo de vincular sus colores y formas el ambiente en que se encuentra, y llegar a vincularse de tal forma, que toman como camuflaje las hojas, ramas y piedras de su entorno.

Aprovecha la vegetación para adaptarse en el marco de la protección, en algunos casos hay que pasar  algún tiempo  en el lugar para descubrirlos.

Cultivo

Es curioso que su polinización se desarrollé a menudo por murciélagos, ellos actúan en primavera cuando los cactus florecen.  En la actualidad se encuentran en todo el planeta, crecerán con mayor fuerza cerca de  la luz y el calor.

En el momento de cultivar cactus, es importante tener en cuenta que reproducen por semillas, al principio su germinación puede llevar tiempo, pero tendrá una larga vida, por ser fuerte y resistente al medio ambiente en que se encuentre.

Si los cactus son sembrados en invernadero es recomendable hacerlo a una temperatura de  40 a 45 grados F, así las semillas puede que tengan un más rápido crecimiento.

Luego de su siembra y retoño, a diario se debe limpiar sus hojas secas, evitando que se pudran sus semillas y al tiempo permitir la entrada de la luz. Si se expone también mucho al  sol,  puede suspender  su crecimiento por algún tiempo.

Usos del Cactus

El cactus ha tomado especial uso en oficinas y lugares de trabajo, porque este es capaz de absorber la radiación que generan todos los dispositivos electrónicos, lo que cobra mayor valor en el  hogar, aparte de ser un hermoso elemento decorativo,  minimiza el efecto radiativo causado por móviles, los televisores y computadores.

Otros de los beneficios que aporta al hombre  y por el cual es codiciado en la actualidad, es por el impacto en la reducción de estrés; en un mundo tan convulsionado como en el que se vive, un cactus brinda la serenidad y paz necesaria para todos los miembros de la familia.

En esta misma línea de mejorar el ambiente, el cactus aumenta la calidad del aire a nuestro alrededor, transmitiendo energía positivas, a veces pasa desapercibido, pero en esencia está presente, equilibrando los niveles de la humedad, purificando los ambientes, al grado de ayudar a la piel, garganta, previniendo la tos e irritaciones.

Amenazas

Como la mayoría de las plantas, los cactus tienen gran tendencia a atraer  plagas,  por lo que su cuidado debe concentrarse en evitar ser contaminada. Para este combate se necesita un sustrato que evitará que la humedad se exceda y una tierra bien abonada para evitar la aparición de hongos, de ser el caso, se requerirá fumigar dos  de veces cada año.

Lamentablemente con todos los beneficios que aporta a la especie humana, los cactus son una de las plantas que sufre en la actualidad mayor peligro de extinción.  Los estudios indican que el comercio ilegal de plantas y semillas afectan al 47% de sus tipos en el mundo.

Leave a Reply