Boletus Edulis | Características, Cultivo y Usos

El Boletus edulis conocido también como seta calabaza, boleto, bolo, hongo pambazo, es un hongo del orden Boletales, este hongo es reconocible pues tiene un sombrero que mide entre 10 y 25 cm de diámetro, muy pulposo, es abombado al inicio de su crecimiento luego se aplana medianamente manteniendo una notoria curva, aunque en los más adultos el sombrero puede tornarse plano.

Fue descrito en el año 1782 por el francés Pierre Bulliard,  botánico que indicó que el Boletus Edulis  es un hongo micorrizo que crece en lugares templados y abiertos. Que crece solitaria o en grupo y no necesita  mucha luz.

Este hongo puede tener una gran variedad de colores durante su existencia, que van desde el más blanco puro hasta el rojizo intenso, tiene los bordes claros. Fructifica verano y otoño. Su pie mide entre 5 y 20 centímetros, es bastante elegante, su base es gruesa y cilíndrica,  tiene una carnosidad esponjosa  de  sabor avellanado y destila un olor muy apreciado.

Algunas especies de Boletus Edulis se distinguen por el color rubio del sombrero y el pie, el cual puede ser abultado, firme y espiral. Se han conocido individuos de Boletus Edulis de gran tamaño que llegan a alcanzar hasta 2 kilogramos de peso, siendo una apetecida seta para el uso culinario.

Hábitat y Distribución del Boletus Edulis

Este hongo se encuentra en bosques de montañas altas, en pinares, arboledas, espinares y cárpatos de Europa y África. Ubicados en grupos diseminados. Aparecen particularmente durante los meses de septiembre a noviembre.

Cultivo

El boletus Edulis se puede reproducir de forma asexual y sexual. Asexualmente se reproducen gracias a sus conidiosporas que son las esporas que se propagan en el ambiente y reciben ayuda con la participación de animales que también transportan sus esporas a diversos lugares. Y la forma sexual es por somatogamia, es decir, por la unión de hifas anatómicas que pertenecen a dos micelios relacionados, de donde se forman basidiosporas que se sueltan del hongo en la época adulta.

Las esporas de Boletus edulis también se pueden adquirir en tiendas especializadas, para cultivar esta seta se deben propagar las esporas en un terreno sembrado de robles, castaños, pinos o abedules preferiblemente antes del invierno, es decir, durante todo el año, menos en la época invernal. El ambiente se encargará de hacer el resto para que el boletus edulis se produzca de forma efectiva.

Su crecimiento es lento, por lo que hay que esperar un par de años para observar los primeros resultados, aunque en la mayoría de los casos, serían entre cinco y ocho años para obtener los mejores frutos.

Para su cosecha se debe cortar con un cuchillo o navaja el pie del hongo, sin remover mucho el suelo donde se encuentra para no dañar la posible reproducción de futuros hongos, colocar el fruto en cestas poco profundas, no recolectar frutos agusanados, muy jóvenes o muy viejos.

Para la conservación del fruto, una vez cosechado, se recomienda mantenerlo refrigerado a una temperatura de 1°C a 5°C, el menor tiempo posible antes de su uso. También se puede conservar deshidratado y su permanencia puede ser mayor antes de consumirlos.

Condiciones Ambientales

Este hongo prefiere suelos ácidos, bosques en su mayoría donde se encuentren especies como pinos, abetos, cipreses, abedules, en fin, árboles de hoja caduca, es decir que muden sus hojas durante el año, pues de allí obtiene su alimento.

No procede bien en terreno encharcados, no hay que colocar abono y mucho menos realizar labrado en el terreno. Prefieren recibir la luz directa del sol, aunque no realizan fotosíntesis como tal.

Usos del Boletus Edulis

El Boletus Edulis  es muy  estimado en la  gastronomía pues tiene una textura y un sabor únicos que hace de cualquier plato una delicia, pueden consumirse frescos o deshidratados de ambas formas son extraordinarios. Por su incomparable sabor y su rusticidad para cosecharlo, lo hace un producto costoso, llega a valer aproximadamente unos  100 euros o más un kilo de este producto.

Sin embargo, tiene otras propiedades menos conocidas que también lo hacen distinguirse en el reino fungi. Ayuda en el tratamiento de la tuberculosis, úlceras crónicas, la inflamación en los pulmones, la pérdida de fuerza, protege el sistema gastrointestinal.

Se conoce de localidades donde sus ciudadanos consumen grandes cantidades de estos hongos y el porcentaje de cáncer es casi nulo, por lo que se cree que es un excelente preventivo del cáncer.

Otro uso nuevo y frecuente es el micoturismo, es un tipo de turismo que ofrece la posibilidad de cosechar hongos en su hábitat natural, a la vez que se realizan diversas actividades relacionadas al conocimiento del uso y propiedades de este producto. Esta iniciativa parte del marcado interés no solo de consumo sino del procesamiento del boletus edulis y otros ejemplares del reino fungi, que hacen atractivas estas visitas turísticas.

Leave a Reply