Berberis vulgaris | Características, Cultivo y Usos

Es una especie vegetal arbustiva perenne con tallos leñosos y erguidos que pueden llegar a medir hasta 3 metros de altura. Tiene forma compacta, es muy ramificada, posee grandes espinas y sus ramas rojizas generalmente se arquean hacia abajo.

Tiene hojas caducas y elípticas. Sus pequeñas flores son amarillas, miden entre 4 y 6 mm de diámetro, cada una tiene 6 pétalos y se encuentran agrupadas en conjuntos colgantes.

En invierno emergen los frutos, tienen forma de globo, redondo y alargado, mayormente son de color negro azulado, púrpura o coral, no obstante, pueden exhibir otros colores. Aunque son comestibles, su sabor es levemente ácido y carecen del alcaloide berberina. Miden entre 5 y 9 mm de largo y entre 3 y 4,5 mm de ancho.

Existe una lista muy extensa de nombres con los cuales se le identifica en diversos países: agracejo, azota-Cristos, espino berberino, agranzón, aspalato, berbero, borrachín, escabrión, espino cambrón, garbanzón, granado y vinagrera, entre muchos más. El nombre procede posiblemente de la palabra árabe “Berberis”, la cual distingue el fruto del agracejo.

Hábitat y distribución

Es originaria de Europa, el Cáucaso y Turquía, con especial presencia en el continente europeo, menos en las regiones más norteñas o septentrionales. Habita también en el Norte de África y Oeste de Asia.

Crece habitualmente en los espinares y especies vegetales semiáridas, con especial ventaja en terrenos calcáreos. También se ha establecido y adaptado en los Estados Unidos de Norteamérica.

Cultivo del Berberis vulgaris

Prolifera preferiblemente en sustratos calizos y pedregosos, entre los 300 y los 800 msnm de Europa central y meridional,  Asia occidental y norte de África. Florece en primavera desde mayo y fructifica en verano – otoño.

Su cultivo es muy sencillo porque resiste a cualquier tipo de suelo y situación de clima. Tolera por igual la exposición directa al sol o a semisombra.  Puede sembrarse por semillas durante el otoño o en primavera que se hayan estratificado de 2 a 6 semanas a unos 4ºC, para ello, debe removerse su pulpa.

Igualmente, el método de cultivo por esquejes puede ser indicado plantando las estacas con hojas tomadas de la primavera al otoño para que echen raíz bajo niebla. Igualmente se efectúa en invernadero el injerto y en ocasiones se recurre al acodado. Su riego puede ser moderado.

Condiciones ambientales

Su desarrollo se presenta de manera óptima en zonas de clima fresco y húmedo.

Usos del Berberis vulgaris

Es muy utilizado en Jardinería como planta ornamental  por la densidad de sus ramas y hojas. En invierno sirven como alimento para muchos animales que habitan en las sierras. Se ha usado para teñir pieles gracias a un pigmento de color amarillo intenso presente en su corteza y madera.

Su raíz es muy rica en principios activos: alcaloides o principios amargos, especialmente la berberina, la cual puede ser tóxica en alta dosis de consumo, por lo que no se recomienda su uso sin supervisión médica.  Posee resinas, taninos y la cera se cuenta dentro de sus componentes.
Los frutos rojos son aptos para el consumo, no tienen berberina y se utilizan para mermeladas y jaleas.  Tiene un gran riqueza en vitamina C y hierro, con un ligero efecto refrescante, pero también laxante y purgante.

Posee propiedades antibacterianas (sirve para combatir la halitosis o mal aliento, caries dental, gingivitis, llagas en la boca, infecciones intestinales, cistitis).

De comprobada efectividad para enfrentar bacterias como la Chlamydia, E. Coli, Salmonella typhi, Entaoeba histolítica, parásitos de la malaria, Plasmodium vivax y Plasmodium falciparum, otras como la Trichomonas vaginalis, Toxocara canis, Leishmania mexicana, Eimaria papillata y Leishmania tropica, etc.   Es desparasitante. Se utiliza contra los cálculos renales, el estreñimiento, la diarrea y la fiebre.

Además, posee notables bondades antireumáticas, digestivas (estimulan el apetito y favorecen la digestión de comidas copiosas y grasosas), tónicas, astringentes, diuréticas, colagogas o depurativas (ayuda a la evacuación de la bilis), expectorantes y hepáticas (descongestiona el hígado).

Otros usos: Contrarresta la diabetes tipo 2, no insulinodependiente.  Reduce el colesterol malo, regula y combate la hipertensión, la gota, la nefritis y la anemia. No deben ser suministrados a mujeres embarazadas o que sospechen de estarlo ni tampoco en los niños,  pues la combinación con algunos antibióticos puede presentar cardiotoxicidad, y el uso paralelo con antidiabéticos puede originar hipoglucemias.

Amenazas

En la Berberis vulgaris se puede desplegar la fase acídica del hongo  Puccinia graminis (conocido como óxido negro), la cual causa la enfermedad de la roya, afectando a las hojas, produciéndole protuberancias de color naranja y desencadenando su caída.

La Antracnosis, es una enfermedad de menor importancia que origina la aparición de manchas pardas o negruzcas en las hojas.

Bacteriosis.  Aparecen hojas con manchas húmedas de color verde oscuro al principio y luego rojo purpúreo causada por la bacteria Psedomonas berberidis.

Marchitez parasítica. Sus hojas se tornan marrones o rojizas, y posteriormente se marchitan y se secan. Su promotor es el hongo Verticillium alboatrum, que se reproduce en los canales de la savia.

Virus de mosaico. Ocasionado por larvas del insecto Himenóptero Ardis berberidis (falsas orugas), las cuales se comen las hojas y causa daños irreversibles a la planta.

Otros enemigos son los pulgones, pequeños insectos chupadores que se alimentan de la savia, segregan una sustancia dulce y pegajosa que atrae a las hormigas y puede transmitir diversos virus.

Leave a Reply