Ascomicetos | Características, Cultivo y Usos

Los ascomicetos son los hongos que registran la mayor cantidad de especies en el mundo con más de 32 mil.  Constituyen tres cuartas partes de los conocidos en la actualidad (75%), entre los que se consigue la mayoría de las levaduras existentes.

Fabrican esporas de forma asexual, el mecanismo de reproducción es la creación de esporas (conidios, los cuales son diseminados a través de diversas maneras) a partir de las hifas, es decir, que no se constituye un cuerpo fructífero.

La reproducción sexual  se refiere a cuando en una parte del cuerpo fructífero se crea un tejido fértil,  y a su vez se producen células con apariencia de bolsa (sacos) que contienen a las ascosporas.  Algunos son nocivos para los seres humanos. Muchos se relacionan con células fotosintéticas y forman líquenes.

Este grupo no posee ejemplares como los típicos hongos de sombrero, pues sus variadas forman van desde discos, esferas, copas, colmenas, etc. Pueden variar igualmente en sus colores: rojo brillante, naranja, lilas, morados, amarillos, verdosos, grises, cafés.

La mayoría de los ascomicetos son muy pequeños, como las levaduras, las cuales son unicelulares, o incluso hasta de 15 a 20 cm,  como puede ser el caso de algunas especies de Morchella, las cuales resultan comestibles para el ser humano.

Hábitat y distribución

Viven tanto en entornos terrestres como acuáticos, en sitios como la madera, en la queratina (uñas, cuernos, plumas y pelos), excremento, suelo y en algunos alimentos. Suelen ser parásitos de animales y  de seres humanos, además de afectar a las plantas.  Algunos son perjudiciales para las personas. Muchas se asocian con células fotosintéticas y forman líquenes.

Los ascomicetos son cosmopolitas. Se les puede conseguir en sociedad con las algas, con las que forman los líquenes, o como contaminantes de alimentos, identificados como moho, negro o verde.  Muchos se desarrollan sobre las ramas y troncos derrumbados, siendo uno de los sustratos más preferidos para desarrollarse.

Cultivo de los Ascomicetos

Su modo de vida los ubica como organismos saprófitos o descomponedores (crecen en materia orgánica muerta en los ecosistemas). También pueden ser simbiontes (crecimiento en asociación con otros organismos) o pueden ser parásitos (crecimiento con daños a otros organismos).

Dentro de los ascomicetos se encuentran las trufas, que son hongos subterráneos, los hongos que son parásitos, las levaduras y los líquenes.

Condiciones ambientales

La mayoría de ascomicetos son terrestres, sin embargo, existen algunos representantes marinos asociados con las algas.  Habitan en la tierra y dentro o sobre otros organismos. Su origen se remonta al período Devónico, hace unos 400 millones de años, siendo sus ancestros habitantes de los océanos.

Usos de los Ascomicetos

Los ascomicetos se emplean como recurso de alimentos y bebidas, por medio de reacciones de fermentación. Como son grandes descomponedores, tienen gran utilidad en la industria alimenticia, a través de los fermentos en la producción de pan y bebidas alcohólicas.

La levadura para hornear, por ejemplo, contiene esporas de Saccharomyces cerevisiae. Cuando la masa del pan se deja fermentar en un sitio tibio, las esporas germinan y liberan células que se reproducen por brotes.  El dióxido de carbono, subproducto de las reacciones de fermentación de estas células, ocasiona que la masa se expanda. La fermentación por S. cerevisiae también ayuda a producir cerveza y vino.

Una especie del Aspergillus se utiliza para descomponer el frijol de soya y el trigo con los que se elabora la salsa de soya. Otra especie, fabrica ácido cítrico, el cual se emplea como conservador y saborizante de refrescos.  El Penicillium roqueforti aporta las gustosas vetas azules a los quesos azules, como el roquefort y el gorgonzola.

Diversos ascomicetos permiten la obtención de medicamentos, tal es el caso del Penicillium chrysogenum, un hongo terrestre que sirvió como principio original para la producción de la penicilina. La cefalosporina, es otro antibiótico, se obtuvo por primera vez a partir del Cephalosporium.

Las estatinas del Aspergillus contribuyen a minimizar los niveles de colesterol, y la ciclosporina del Thchoderma, contribuye a evitar el rechazo de órganos trasplantados.

Los ascomicetos que infectan a las plagas de plantas o animales se emplean como herbicidas o pesticidas naturales. El Arthrobotrys es un ascomiceto depredador, del cual se conoce su capacidad para fabricar hifas o filamentos en las que quedan atrapadas las lombrices.

Este principio es el punto de partida para que muchos especialistas combatan el daño que causan los gusanos en las cosechas esparciendo esporas de Arthrobotrys en los campos agrícolas, control que aún permanece en estudio para comprobar su efectividad.

Amenazas

Si bien, los hongos no resultan tan afectados por plagas o enfermedades, y son necesarios en los ciclos de la naturaleza, no menos cierto es que representan por sí solos una amenaza para plantas, animales y hasta para el propio ser humano por sus niveles de toxicidad, según la variedad o especie.

sin embargo, y por contrapartida, otras especies resultan ser muy favorables y tienen la particularidad de ser comestibles, fuente de alimento y nutrición y son utilizados con fines farmacológicos.  La diferencia radica en saber reconocer y diferenciar sus potenciales dañinos o provechosos.

Leave a Reply